Biografía de Georgia O’Keeffe

Una de las artistas estadounidenses más respetadas y consideradas del siglo pasado, Georgia O’Keeffe fue una pintora modernista que no puede estar atada a ese período: su trabajo parece tan atemporal, vibrante e inspirador como lo era hace cincuenta años.

Georgia O’Keeffe

Georgia O’Keeffe nació el 15 de noviembre de 1887 en una granja lechera en Sun Prairie, Wisconsin. Desde muy pequeña se sintió atraída por el arte y sus padres la animaron en la disciplina; cuando dejó la escuela secundaria, estaba convencida de que quería ser artista.

Al estudiar en el Art Institute of Chicago en 1905 y en la Art Students League de Nueva York, recibió elogios considerables de sus instructores, pero se sintió desanimada y poco inspirada por su énfasis en el realismo y la «perfección» en la pintura.

Anhelaba tener un estilo propio, plasmar en sus pinturas los sentimientos y la gracia que veía en el mundo.

En 1915, mientras estudiaba para obtener un título de maestro en Carolina del Sur, O’Keeffe conoció y tomó clases con Arthur Dow, un entusiasta del arte que adoraba el arte oriental en lugar del arte europeo.

Dow ayudó a exponer la mente de Georgia a la posibilidad de diferentes estilos de arte. «Fue Arthur Dow quien afectó mi comienzo, quien me ayudó a encontrar algo propio».

Fue entonces cuando empezó a trabajar en su serie de pequeñas abstracciones en carboncillo, que le agradó y envió a un amigo de Nueva York.

Te puede interesar:  Biografía de Salvador Dali

Los dibujos llegaron por casualidad a manos de Alfred Stieglitz, un fotógrafo obsesivo e influyente participante en ciertos círculos artísticos de Nueva York.

La energía y la confianza de estos dibujos de esta “mujer misteriosa” emocionaron tanto a Stieglitz que en 1916 los exhibió en su galería de arte de Manhattan sin que ella lo supiera.

Dos años más tarde, Stieglitz conoció a O’Keeffe y la convenció de que se mudara a Nueva York y se dedicara a pintar.

Poco tiempo después se enamoraron y comenzaron un romance y una colaboración artística que duraría muchos años.

La historia de Georgia O’Keeffe está indisolublemente ligada a la vida de su esposo y pareja, y en muchos sentidos Stieglitz hizo por la fotografía lo que hizo por la pintura estadounidense, defendiendo la fotografía como una muestra de expresión personal.

Tanto Stieglitz como O’Keeffe eran artistas ansiosos por llevar sus diversas formas de arte en una nueva dirección. Vivieron y trabajaron juntos, mostrando regularmente su nuevo trabajo en la galería.

Para Stieglitz, O’Keeffe fue una musa, y se sabe que los muchos retratos que le tomó de ella son algunos de sus mejores trabajos.

Moviéndose entre la ciudad de Nueva York y el norte del estado de Lake George, Nueva York, O’Keeffe se inspiró en la belleza del paisaje rural y la belleza menos inmediata de la ciudad industrializada.

Los años veinte fueron una época de amor para O’Keeffe. Sus pinturas de flores estaban llenas de colores brillantes y expresivos y pasión erótica. Los críticos se apresuraron a interpretar sus pinturas como expresiones de lo femenino y vieron sus flores como símbolos yónicos.

Te puede interesar:  Biografía de Joan Miró

O’Keeffe fue capaz de pintar cuadros abstractos, cuadros intensamente personales sin ceder a la ensimismamiento de muchos otros modernistas; sus cuadros eran atrevidos y modernos, pero también muy estéticamente hermosos.

Es muy difícil identificarla a diferencia de la mayoría de los artistas famosos, aunque se podría decir que See fue influenciada en cierta medida por varios artistas abstractos que la precedieron.

A menudo buscaba capturar la belleza única del paisaje estadounidense. Sus pinturas de flores eran tanto minuciosamente precisas en los detalles como abstractas, con suaves degradados y manchas de color.

En 1929 O’Keeffe hizo un viaje con su amiga Becca Strand a Nuevo México, primero a Santa Fe y luego a Taos. Se enamoró del lugar: el sol brillante y los cielos abiertos. Ella viajaría allí anualmente a partir de entonces, y luego la convertiría en su hogar.

Los paisajes de Nuevo México y los bodegones, especialmente las pinturas de huesos de animales secos y blancos brillantes contra el cielo azul profundo, son tan apreciados como sus flores anteriores.

En los años cuarenta, para una artista femenina en ese momento, la estatura de Georgia O’Keeffe en el mundo del arte había crecido enormemente. En 1946 le ofrecieron una exposición individual en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, la primera de ese museo para una artista femenina.

Te puede interesar:  Las pinturas más famosas del mundo - [Top 20 of All Time]

Cuando Stieglitz murió en 1946, O’Keeffe se mudó a Nuevo México de forma permanente para trabajar en sus pinturas en paz y soledad. Ella capturó en estas pinturas posteriores los largos paisajes de nubes del desierto del suroeste, las paredes de adobe de su casa en Taos y las sombras y curvas naturales de los huesos de animales blanqueados.

Algunas de sus obras de arte más famosas se centran en las flores.

A finales de los años sesenta, las retrospectivas en todo el país y el mundo habían consolidado a O’Keeffe como uno de los artistas y pintores más admirados del siglo XX.

Sin embargo, para entonces su vista había fallado hasta el punto de que apenas podía ver más allá de su lienzo. Fue entonces cuando se hizo amiga de un alfarero local llamado Juan Hamilton, quien la ayudó con las tareas del hogar y la ayudó con su obra de arte.

Juntos completaron y publicaron en 1976 un libro sobre su arte llamado Georgia O’Keeffe, y un proyecto de video complementario donde habló sobre sus sentimientos sobre el arte.

O’Keeffe continuó dibujando bocetos al carboncillo hasta 1984. Ese año se mudó a la casa de Hamilton para estar más cerca de las instalaciones médicas. Murió el 6 de marzo de 1986.

Anterior

Biografía de Salvador Dali

Biografía de Juan Gris

Siguiente