William Broad, alias Billy Idol

William Broad, alias Billy Idol, procesa dos veces su brillante epicentro de Sex, Drugs and Rock’ n’ Roll en un nuevo álbum y en su autobiografía. ¿Se arrepiente de los tiempos salvajes? ¿Le está dando al hombre purificado? La respuesta refrescante: para nada.

Billy Idol ha elegido el lugar y el día perfecto para hablar de “”Kings & Queens of the Underground””, su primer álbum de estudio en casi diez años. Mientras que el inglés, cuyo pelo rubio hidrogenado y canciones pop rock como “”Rebell Yell”” o “”Eyes without a Face”” dejaron su huella en los años ochenta, se sienta en el bar de su noble hotel en Potsdamer Platz y cuenta la historia con toda libertad de su hígado, el equipo del DFB celebra la victoria del título a cinco minutos andando.

Deberíamos ir allí, ¿no crees? Por los otros. Y celebrarlo.

Sí, absolutamente tu opinión. Pero no nos dejarán entrar de nuevo. Está todo apretado.

Vale, entonces no hay nada que puedas hacer. Fue increíble, toda la Copa Mundial y luego esta final. Todos recordarán dónde estaba esa noche dentro de 30 años. Ya he estado aquí en Berlín y he visto el partido en un pub. Todos se han vuelto locos, yo también.

Te ves muy enjuto para tu edad. ¿Qué te parecen los deportes?

No voy a hacer eso. A principios de mi vida decidí no hacer actividades deportivas para hacer rock’ n’ roll. Estoy corriendo en el escenario lo suficiente, eso es todo lo que tengo que hacer.

¿Realmente conoces a gente que envidia tu vida?

De vez en cuando. Una carrera musical como esta no es pan comido. Incluso si está con nosotros desde hace mucho tiempo, no recibirá una pensión garantizada. Muchos de ellos tienen que trabajar hasta la vejez porque no tienen otra opción. Gente como yo o mis contemporáneos sólo han estado aquí por un tiempo relativamente corto. El Rock’ n’ Roller suele morder el césped temprano. ¿Pero sabes quién está un poco celoso?

¿Quién?

Mi hijo Willem. Nació en 1988 y dijo el otro día:””Padre, ¿qué me hubiera gustado ser un adolescente en tu época?””.

¿Qué le dijiste a él?

Dije:””Chico, solíamos pensar que la vida apestaba y el futuro no existía””. Vinimos de los años sesenta y ya encontramos la mierda aburrida de los ochenta. No debemos olvidar que éramos la generación del “”No Futuro””. Los años setenta se caracterizaron por una depresión económica masiva, la gente estaba convencida de que el mundo iba a terminar de todos modos. Así que vivimos extremadamente en el aquí y ahora y nos llevamos todo con nosotros. Hemos tenido una explosión decente. Me alegro de haber crecido antes de la era de la informática. No creíamos en el futuro, pero tuvimos que estar allí personalmente para experimentar el presente. Lo hemos hecho intensamente. Tampoco fuimos observados, no tan vigilados por los medios de comunicación. Cuando me emborracho en mi vómito hoy en el “”Roxy”” de Los Ángeles. esta foto estaría en todas partes en la red después de diez minutos. Mierda es eso.

Tu nuevo álbum vive de esta transfiguración romántica del pasado. La canción de título, por ejemplo, recuerda a Londres a mediados de los años setenta.