Biografía de Édouard Manet

Édouard Manet (1832-1883) fue un pintor modernista francés y ha sido ampliamente reconocido por allanar el camino desde el realismo al movimiento impresionista.

Muchos artistas impresionistas famosos tienen una deuda de gratitud con Manet, ya que su trabajo anterior los inspiraría a liberarse de las formas tradicionales de arte y los tipos de temas que se consideraron apropiados hasta ese momento.

Muchas obras de arte impresionistas famosas posteriores tienen indicios de Manet en ellas, aunque más tarde él mismo rechazaría el impresionismo absoluto.

La historia del arte moderno es también la historia de la progresiva pérdida de audiencia del arte. El arte se ha convertido cada vez más en la preocupación del artista y el desconcierto del público.

-Paul Gauguin

El artista posimpresionista, las palabras de Paul Gauguin no podrían ser más ciertas a lo largo de la historia del arte. Especialmente durante los siglos XVIII y XIX, muchos artistas dieron nueva vida al arte a través de la innovación y la experimentación.

Uno de ellos que recibió más críticas debido a sus revolucionarias ideas en el arte fue Edouard Manet. El artista francés se mantuvo firme en su determinación de mostrar al mundo que la innovación puede ser poco acogedora, pero es la única forma de progresar y evolucionar.

¡Profundicemos en los medios y técnicas utilizados por Manet para representar la emoción y el alma a través de su obra de arte!

Édouard Manet

El artista francés Edouard Manet nació en una familia acomodada de París, el 23 de enero de 1832. Fue uno de los artistas más controvertidos de su tiempo que desafió las técnicas tradicionales y alteró los elementos convencionales del arte.

La madre de Edouard Manet era hija de un diplomático y ahijada del príncipe heredero de Suecia, Charles Bernadotte. Su padre, Auguste Manet, era el jefe de personal del Ministerio de Justicia y Eugénie-Désirée Fournier.

Te puede interesar:  Biografía de Georgia O'Keeffe

Manet comenzó a estudiar francés y los clásicos en la escuela de Canon Poiloup en Vaugirard. Posteriormente, pasó a estudiar en el Collège Rollin como interno. Desde el principio, Manet mostró poco interés en los estudios y le fue mal en todas las demás materias excepto en el curso especial de dibujo.

El padre de Manet deseaba verlo estudiando en una facultad de derecho. Pero, a pesar de sus mejores esfuerzos, no pudo convencerlo de que la persiguiera como carrera. Por otro lado, tampoco se pudo persuadir a sus padres de que lo dejaran convertirse en pintor.

Entonces, en medio de estos deseos conflictivos, se postuló para la escuela naval y terminó reprobando el examen de ingreso. En 1848, se convirtió en aprendiz de piloto en un barco de transporte.

Luego reprobó el examen naval una vez más, lo que finalmente llevó a sus padres a ceder al deseo de su hijo de convertirse en pintor.

En 1850, Manet se unió a un pintor clásico, Thomas Couture, en su estudio, donde aprendió mucho sobre dibujo y técnicas pictóricas.

Después de seis años de valioso aprendizaje, Manet montó un estudio que compartió con Albert de Balleroy. A lo largo de los años, creó muchas obras dignas de aprecio y reconocimiento.

A pesar de las críticas que siguieron lloviendo sobre él a lo largo de su carrera, sus esfuerzos en las artes modernas trajeron una transición del realismo al impresionismo.

La historia del arte, hoy, marca su experimentación e innovación como los factores subyacentes que lo llevaron a la cima de su éxito.

El trabajo de Manet desde sus primeros años de carrera muestra su inspiración de un artista realista, Gustave Courbet. Durante este tiempo, su trabajo se centró principalmente en temas contemporáneos y temas de la vida cotidiana.

Estas obras representan escenas de corridas de toros, cafés al aire libre, mendigos, cantantes y gitanos. También notará que usó pinceladas bastante sueltas y que los detalles cumplen con los temas y estándares tradicionales.

Te puede interesar:  Biografía de Camille Pissarro

Después de esta fase, viene el período de tiempo en el que su trabajo progresó de temas más simples a temas históricos y religiosos. Trabajó en varias pinturas del Cristo sufriente.

Dos de estas obras también se exhibieron en dos famosos museos de arte de Estados Unidos. Otras dos obras se exhibieron en el Salón, lo que fue un gran logro para un artista en ese momento. Después de sus primeros trabajos, apenas encontramos otras pinturas sobre temas de religión, mitología e historia.

Manet también pintó una imagen de sus padres que también se exhibió en el Salón. Sin embargo, esta pieza ganó poco reconocimiento en comparación con la pintura La cantante española, que también se presentó en el Salón.

Las pinturas de Manet en el Salón se destacaron entre las obras de otros artistas por su apariencia inusual y menos detallada. A pesar de la diferencia con el estilo de pintura tradicional, su trabajo se convirtió en un tema de intriga e inspiración entre los artistas jóvenes.

Es seguro decir que su estilo distintivo de pintura dio paso a la innovación para el nacimiento de las artes modernas.

Al comparar Manet vs Monet, es Monet quien es el pintor impresionista estricto y las obras de Manet son una mezcla de estilos.

En 1863, una de sus obras fue rechazada por el Salón debido a sus revolucionarias técnicas empleadas en la pintura. En cambio, Manet lo expuso en el Salon des Refusés.

Esta pintura, Le Déjeuner sur l’herbe, le trajo una buena parte de críticas y desaprobación por todas partes. Desafortunadamente, esta crítica lo persiguió a él y a su obra única a lo largo de su carrera.

La gente se ofendió en gran medida por la desnudez femenina en sus pinturas en presencia de hombres jóvenes vestidos. En lugar de ver la perspectiva alegórica de sus obras, la gente encontró la desnudez vulgar e incluso amenazante.

Te puede interesar:  Biografía de Mary Cassatt

Algunos de los críticos también desaprueban la obra debido a la representación de figuras en una luz dura y en un entorno boscoso. Sintieron que la representación era inusualmente irreal e indecente.

Otra de sus obras, Olympia, provocó un escándalo en el que una mujer desnuda mira con audacia y descaro al espectador. Consternado por tantas críticas, Manet se fue a España en 1865. Sin embargo, su aversión a la comida española y la falta total del idioma pronto lo trajeron de regreso.

A pesar de los desafíos y las críticas persistentes, Manet se mantuvo implacable en hacer que la gente se enfrentara al impresionismo. Algunas de sus obras más famosas incluyen:

Música en las Tullerías La batalla del USS «Kearsarge» y el CSS «Alabama» La ejecución del emperador Maximiliano Navegación Un bar en el Folies-Bergere El ferrocarril El bebedor de absenta

El último trabajo de uno de los pioneros del modernismo fue Un bar en el Folies-Bergère. Antes de su última obra de arte, recibió la forma más alta de reconocimiento en su vida, Légion d’honneur, del gobierno francés.

En 1880, Edouard Manet fue víctima de una condición médica que lo obligó a retirarse a los suburbios más tranquilos de París. Las últimas muchas de sus obras personales fueron retratos de su esposa, Suzanne Leenhoff.

Falleció en 1883, dejando un legado atemporal de 430 óleos, 89 pasteles y más de 400 obras sobre papel.

Sobre todo, su reputación como el primero de los modernos y uno de los artistas más influyentes sigue siendo insuperable hasta el día de hoy.

Anterior

Biografía de Edgar Degas

Biografía de Camille Pissarro

Siguiente